Skip to main content

Inteligencia Artificial, errores que hay que evitar al hacer marketing

Imagen: Pixabay.com

El uso de la Inteligencia Artificial (IA) abarca diversos campos. Uno de ellos es el del marketing y la publicidad. Una investigación realizada por Twilio Segment señala que un 88% de las empresas emplean la IA en sus campañas y este 2024 el 54% desea elevar su inversión en esta tecnología para sus estrategias publicitarias.

Sin embargo, hay que ser precavidos al utilizar la Inteligencia Artificial. “Su verdadero valor se materializa únicamente cuando se domina y se emplea estratégicamente, evitando así cometer errores que puedan resultar costosos y perjudiciales para nuestros objetivos”, alerta la country manager de Impulsion (empresa especialista en marketing programático), Sara G. Timón.

Expertos de Impulsion señalan cuáles son los errores más comunes que se cometen al aplicar la IA en el marketing:

1.- Segmentación excesiva del cliente

Emplear de forma errónea la IA puede conducir que se sobresegmente el público objetivo. Esto ocurre cuando se efectúa un exceso de segmentación basado en detalles que son poco relevantes o que no están completos. El resultado puede conducir a que se excluyan partes de las audiencias importantes y que los recursos publicitarios se dispersen de manera ineficaz.  Para evitarlo tiene que haber armonía entre personalizar y el tamaño de la audiencia.

Imagen: Pixabay.com

2.- incomprensión y falsas expectativas

Cómo funciona y la capacidad real de la IA son puntos que deben estar muy claros. “Muchos anunciantes pueden sucumbir a la tentación de sobrevalorar las capacidades de la Inteligencia Artificial, esperando resultados instantáneos y extraordinarios sin una comprensión profunda de sus limitaciones y el tiempo necesario que necesitan para entrenar los algoritmos de manera efectiva”, asegura Sara G. Timón.

3.- Datos deficientes

La calidad de la información o datos que se suministran a los algoritmos es fundamental. Si estos son de baja calidad, son sesgados o incompletos los resultados de la IA serán inexactos. Incluso,  la información que se genere puede dañar a la empresa. Es primordial que los anunciantes se tomen el tiempo necesario y empleen los recursos requeridos para tener garantía sobre la calidad e integridad de los datos que usaran en sus campañas de publicidad.

4.- Falta del toque humano

Es cierto que con la implementación de la Inteligencia Artificial muchas tareas pueden automatizarse. Sin embargo, esta tecnología carece de sensibilidad, ética y juicio humano. Si se emplea sin supervisión adecuada y se depende en exceso de ella se caerá en un error.  “Los anunciantes deben asegurarse de mantener una supervisión constante y activa sobre las estrategias de Inteligencia Artificial, interviniendo cuando sea necesario para corregir desviaciones y garantizar que las acciones estén alineadas con los valores y objetivos de la marca”, aconseja Impulsion.

Dejar un comentario